sábado, 24 de octubre de 2009

Las huellas de la galera



Hola Gonzi, ya sabés quién soy, la hincha de tu abuela que no deja de meterse de vez en cuando en este blog que es tuyo, sin duda, pero que acordamos compartir. Yo se que vos te sentís más identificado con el otro ¨Un poco de todo¨ y por eso por allí no ando porque siento que es exclusivamente tuyo.

Hoy entré aquí porque leí un artículo en el diario Página 12 que se llama ¨La peor mamá del mundo me mima¨ que habla de los niños de hoy y me conmovió. ¿Por qué? bueno porque el artículo muestra que hay, en la infancia actual, un estado muy especial, como una mezcla de descontento urbano y sabiduría irritable. Cita unas frases que yo he escuchado mucho en vos: ¨ya lo hice¨. Y otras como ¨ya me lo compraron¨, ¨yo ya estuve¨ a las que yo agrego: ¨ya lo ví¨ ¨ya me lo dijiste¨. Descontento urbano porque por suerte o por desgracia sos un chico de ciudad donde la vida a veces se torna fea y aburrida, cuando en realidad la vida tiene su belleza.

Yo sé que igual vos sos un chico que está contento, que sabés valorar lo que tenés y te esforzás por hacer lo que hay que hacer a los 13 casi 14, aunque seguramente muchas veces sentís ese descontento urbano.

A mí me gusta tener cosas compartidas con vos por ejemplo me puse muy feliz cuando creamos este blog pero tengo la impresión que vos todavía no le encontraste el motivo. Tal vez no sea el momento en el que puedas volcarte a él, lo bueno es que esto no se pone viejo ni se traspapela como una libreta de anotaciones y podés volver a él cuando tengas ganas aunque haya pasado mucho tiempo.

Creo o pienso yo que algunas cosillas vos valorás de esta abuela, como por ejemplo que te lleve la leche a la cama o que les haga, a vos y a tu prima, sanguchitos de pan con aceite y ajo o con pedacitos de queso duro cuando están jugando en la computadora. Se que te gusta también salir conmigo para comprar alguna ropa, y tal vez haya algunas más que yo no se.

Aunque todavía hay algo pendiente y es que te pongas a estudiar la lección el sábado y no el domingo, jaja. Pero también es cierto que cuando te gusta la materia te ponés solo y eso me llena de alegría, principalmente cuando es de matemática porque yo no te puedo ayudar, pero por suerte la tenés reclara porque tu mamá te la hizo querer.

Me gustó el otro día cuando leímos juntos La galera de Manuel Mujica Láinez que tenías que estudiar para Lengua, estuvo bueno al final principalmente, cuando la protagonista se quedó tirada bajo el árbol viendo cómo su hermana a la que ella había matado, se iba en la galera. Brrrr qué miedo, pero también qué plomo el autor qué difícil que escribe.

Mirá qué buen resumen le hace alguien a un chico que, como vos, le resultaba difícil entenderla:

La mujer se lleva las riquezas de su hermana (a quien ha ayudado a morir, me entendés? la ha matado) y en ese viaje en galera, el fantasma de la muerta ocupa su lugar, mientras ella se queda paralizada (en ese lugar como paradero) e impedida de moverse y gritar, por el peso de las riquezas que lleva bien cosidas en los dobladillos de sus pollerones. Es el castigo: se va a morir en medio del campo sin que nadie se entere siquiera.

Volvelo a leer. Y leete otros del mismo libro ("Misteriosa Buenos Aires"), que es uno de los mejores escritos en nuestro país.

Y buscando alguna foto para poner en este post encontré este hermoso El blog de mis alumnos que ya lo estamos agendando.

Besos abueleros.